Para almacenar información y acceder a ella, muchas personas utilizan una combinación de dispositivos: computadoras de escritorio y portátiles, tablet PC y smartphones. Esto resulta útil cuando determinada información es la misma en varios dispositivos. Por ejemplo, al programar citas con un programa de calendario, se debería introducir cada nueva cita en cada uno de los dispositivos para asegurar que todos estén actualizados. Gracias a la sincronización de datos, no es necesario realizar cambios de manera constante en cada dispositivo.

La sincronización de datos se refiere al intercambio de datos entre dos o más dispositivos entre los que dichos datos se mantienen coherentes. Entre los tipos de datos que se pueden sincronizar, se incluyen los siguientes: