Antes de reemplazar una CPU, un técnico debe quitar el ventilador o el disipador térmico. Los ventiladores y los disipadores térmicos pueden estar unidos en un único módulo o pueden estar instalados como unidades independientes. Si el ventilador y el disipador térmico son independientes, extraiga ambos componentes de manera individual.

Para reemplazar una CPU con ventilador y disipador térmico independientes, siga estos pasos:

Paso 1. Apague la PC y desconecte el adaptador de CA.

Paso 2. Quite la batería y cualquier otro componente que recomiende el fabricante.

Paso 3. Si es necesario, dé vuelta la computadora portátil y quite las piezas plásticas que cubren el ventilador.

Paso 4. Localice el ventilador y quite todos los tornillos que lo mantienen en su lugar.

Paso 5. Desconecte el cable de alimentación que conecta el ventilador a la motherboard.

Paso 6. Extraiga el ventilador de la computadora portátil.

Paso 7. Quite todos los tornillos que mantienen el disipador térmico en su lugar para quitarlo de la CPU.

Paso 8. Quite el tornillo que bloquea la traba que mantiene la CPU dentro del socket.

Paso 9. Abra la traba y extraiga la CPU del socket.

Paso 10. Quite toda la pasta térmica de la CPU y almacene la CPU dentro de una bolsa antiestática.

Paso 11. Con cuidado, coloque la nueva CPU dentro del socket.

Paso 12. Ajuste la traba que mantiene la CPU en su lugar y apriete los tornillos que la sujetan.

Paso 13. Aplique pasta térmica a la CPU antes de volver a colocar el disipador térmico.

Paso 14. Inserte el disipador térmico y vuelva a colocar todos los tornillos necesarios.

Paso 15. Inserte el ventilador y conecte el cable de alimentación a la motherboard.

Paso 16. Vuelva a colocar todos los tornillos necesarios para fijar el ventilador a la motherboard.

Paso 17. Vuelva a colocar la cubierta de la base de la computadora portátil.

Paso 18. Inserte la batería y vuelva a colocar todos los componentes necesarios.

Si el ventilador y el disipador térmico están unidos, utilice el siguiente procedimiento.

Para quitar y reemplazar un disipador térmico o un conjunto de disipador térmico y ventilador, siga estos pasos:

Paso 1. Apague la PC y desconecte el adaptador de CA.

Paso 2. Quite la batería y cualquier otro componente que recomiende el fabricante.

Paso 3. Si es necesario, dé vuelta la computadora portátil y quite las piezas plásticas que cubren el disipador térmico.

Paso 4. Localice el disipador térmico o el conjunto de disipador térmico y ventilador y quite todos los tornillos que lo mantienen en su lugar.

Paso 5. Desconecte el cable de alimentación que va del ventilador a la motherboard.

Paso 6. Extraiga el disipador térmico o el conjunto de disipador térmico y ventilador.

Paso 7. Quite el tornillo que bloquea la traba que mantiene la CPU dentro del socket.

Paso 8. Abra la traba y extraiga la CPU del socket.

Paso 9. Quite toda la pasta térmica de la CPU y almacene la CPU dentro de una bolsa antiestática.

Paso 10. Con cuidado, coloque la nueva CPU dentro del socket.

Paso 11. Ajuste la traba que mantiene la CPU en su lugar y apriete los tornillos que la sujetan.

Paso 12. Aplique pasta térmica a la CPU antes de volver a colocar el disipador térmico.

Paso 13. Inserte el disipador térmico o el conjunto de disipador térmico y ventilador, y conecte el cable de alimentación a la motherboard.

Paso 14. Vuelva a colocar todos los tornillos necesarios para fijar el disipador térmico o el conjunto de disipador térmico y ventilador al armazón del sistema.

Paso 15. Vuelva a colocar la cubierta de la base de la computadora portátil.

Paso 16. Inserte la batería y vuelva a colocar todos los componentes necesarios.

NOTA: la CPU es uno de los componentes más frágiles de las computadoras portátiles. Debe manipularse con extremo cuidado.

NOTA: es importante observar cómo está posicionada la CPU, dado que la CPU de repuesto debe instalarse en la misma posición.